Crisis de confianza entre Merkel y Hollande ( eje Franco – Aleman en Peligro)

Posted on octubre 23, 2012

0


La cumbre de la Unión Europea más reciente expuesto profundas diferencias entre canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés, François Hollande. Berlín quiere Bruselas que se conceden con mayor poder sobre los presupuestos nacionales y de París ha pedido que se ponga fin a la austeridad. La disputa amenaza con intensificar la crisi euro.

Uno de los ejercicios milenarios de la política europea es la de transformar incluso la noticia más maravillosa en mensajes de discordia. Lo que es nuevo es que los gobiernos de París y Berlín están demostrando ser especialmente adepto a esta disciplina extraño.

Pantalla

Fue el pasado jueves por la noche en el edificio del gobierno sombrío en Bruselas. Los líderes de los 27 países de la Unión Europea había convocado sólo para una cumbre de crisis, cuando la canciller alemana, Angela Merkel, les sorprendió con una propuesta novedosa. ¿Qué pasaría si todo el mundo en la cumbre volaramos a Oslo juntos en diciembre a aceptar conjuntamente el Premio Nobel de la Paz, como un signo de la unidad europea?
Las reacciones de los otros líderes europeos estaban reservadas. El primer ministro italiano Mario Monti, dijo que debería ser suficiente para que los responsables de la Comisión Europea, al Consejo Europeo y al Parlamento Europeo para hacer el viaje. El primer ministro británico, David Cameron, propuso enviar a un niño de cada Estado miembro a Oslo. Finalmente, sin embargo, la cuestión se decidirá cuando el presidente francés, François Hollande rechazó la idea de un viaje conjunto completo, cuando dijo cáusticamente: “. Yo no soy un extra”

Más poderoso equipo político de Europa es incapaz de encontrar un denominador común, de la cuestión de quién debería estar recogiendo premios o, más contundente, a la cuestión mucho más amplia de rescate del euro. En la cumbre de Bruselas la semana pasada, Merkel y Hollande, después de discutir durante horas, acordaron un compromiso delgado fórmulas en el sindicato bancario, mientras que todas las otras cuestiones polémicas sin resolver.

Desde los días del ex canciller alemán Konrad Adenauer y el ex presidente francés Charles de Gaulle, Alemania y Francia han sido generalmente dirigidas por políticos que pusieron más énfasis en la unidad de sus diferencias. El eje entre el ex canciller alemán Helmut Schmidt y el ex presidente francés Valéry eje d’Estaing resultó ser tan resistente como la colaboración entre sus sucesores, Helmut Kohl y François Mitterand.

Relaciones Frosty

Según Merkel y Hollande, sin embargo, la alianza franco-alemana amenaza con degenerar en nada más que una fachada. Los dos políticos, que tienen la suerte del continente en sus manos, se saludan amablemente con un beso en la mejilla, y sus respectivas relaciones públicas ensalzar su personal “profesional” y “confianza” de cooperación.

En verdad, sin embargo, la relación comenzó con una nota fresca y desde entonces ha caído por debajo del punto de congelación. Hollande no quiere perdonar a Merkel por haber hecho campaña por su rival conservador, el ex presidente Nicolas Sarkozy. Ahora la Cancillería sospecha que Hollande está planeando en secreto una campaña de Merkel rival desde el centro-izquierda Partido Social Demócrata (SPD), el ex ministro de Finanzas, Peer Steinbrück.

Desconfianza formas la relación entre París y Berlín, en temas que van desde la regulación futura banco europeo para la industria aeroespacial y de defensa conjunta del grupo EADS y el diseño del futuro de Europa. Hollande sospecha que Berlín está utilizando la consolidación presupuestaria como una excusa para ganar el dominio europeo. Merkel señala con inquietud que Hollande está uniendo fuerzas con Roma y Madrid para formar un eje común contra Alemania.

El lunes pasado, una entrevista conjunta con el presidente francés en el Palacio del Elíseo dada a seis periódicos europeos ofrecieron un sentido de la profundidad de la brecha es. En la reunión de una hora, no sólo Hollande criticó las políticas alemanas más bruscamente de lo que nunca ha hecho antes desde que asumió el cargo, pero también rechazó curso de Merkel austeridad. “Es tarea de Francia para decirle incansablemente nuestros socios de que hay alternativas a una política de austeridad”, dijo Hollande.

Su predecesor Sarkozy también tuvo diferencias de opinión con Merkel. Sin embargo, los dos líderes siempre se las arregló para ponerse de acuerdo sobre una posición común antes de una cumbre. Esto ha cambiado, con los dos lados ahora en vez de intensificar suavizar sus conflictos antes de las reuniones.

Una nota agria

Cuando Hollande salió de su coche delante del edificio del Consejo Europeo en Bruselas el jueves, dijo venenosamente que Merkel está arrastrando sus pies sobre los asuntos europeos, ya que, como todos saben, ella “tiene su propio plazo, en septiembre de 2013”, en referencia a las próximas elecciones federales en Alemania. Merkel había renovado su llamado anteriormente en el parlamento alemán, el Bundestag, por el derecho de la UE para intervenir en los presupuestos nacionales, una idea que rechaza decididamente París.

A continuación, los dos líderes se reunieron en privado con la esperanza de encontrar un terreno común a pesar de sus diferencias. Pero estaba claro para todos los que vieron marchar Merkel y Hollande desde su sala de conferencias en la sala del Consejo de que la reunión había terminado con una nota amarga. Los dos políticos se veía tenso mientras hablaban entre sí, hablando tan rápido que los intérpretes no podía mantener el ritmo, con Merkel enérgicamente sacudiendo la cabeza aquí y allá. Sólo cuando habían llegado a la sala del Consejo, de repente se puso sonrisas.

Ha estado sucediendo por aquí desde hace meses. Ellos fingen armonía en público, pero en realidad Merkel y Hollande viven en universos paralelos. Sus puntos de vista del mundo no podrían ser más diferentes.

Descontento abierto en París

En los últimos meses, la impaciencia con Alemania ha crecido para provocar disgusto en el Palacio del Elíseo. Hollande cree que la crisis sólo puede resolverse si Europa introduce la responsabilidad compartida por las deudas. Su personal está introduciendo constantemente nuevas propuestas que tienden a diferir en el nombre solamente: eurobonos, facturas de euros, un fondo de amortización de la deuda.

Los franceses también están molestos de que Berlín es incesantemente pidiendo controles presupuestarios estrictos, mientras que el continente se desliza hacia la recesión. París es crítico de lo que llama obsesión de Alemania con austeridad, y considera que una reducción del gasto en una economía en recesión es el enfoque equivocado. “Un debate fundamental de esta política de austeridad está en el aire en toda Europa”, dicen los funcionarios del Elíseo.

Hollande acusa a los alemanes de tener un doble rasero. Argumenta que exigen una gran cantidad de otros europeos, mientras que unilateralmente perseguir los intereses nacionales, como fue el caso con el fabricante de aviones EADS. El grupo franco-alemán quería fusionarse con la británica contratista de defensa BAE, que habría creado la mayor compañía mundial de la industria aeroespacial, sino que también han puesto en peligro puestos de trabajo en Baviera.
Los partidarios de Hollande se quejan de que Merkel vetó el acuerdo sin explicación y sin la aceptación de nuevas negociaciones. Ellos argumentan que al intervenir, Merkel, que siempre pide más competitividad y menos gobierno, es en realidad la prevención de la industria de defensa europea de incrementar su competitividad.

Funcionarios de Palance Elíseo no parecen entender sus homólogos en la Cancillería y, a la inversa, Berlín está en desacuerdo con la nueva administración, en París. Los alemanes ya habían reducido sus expectativas antes de Hollande llegó al poder, y la relación se ha ido deteriorando constantemente desde entonces.

Fuente Der Spiegel

Anuncios
Posted in: Internacional