México pasa radicales reformas laborales

Posted on noviembre 14, 2012

0


El Senado de México aprobó un proyecto de ley de amplio alcance de  reforma laboral en la mayor reorganización del mercado de trabajo del país en más de cuatro décadas.

La Aprobación vino después de una prolongada lucha entre el partido Acción Nacional saliente del presidente Felipe Calderón (PAN) y pro-sindicales de línea dura dentro del Partido Revolucionario Institucional (PRI) del presidente electo, Enrique Peña Nieto. El PRI ha dependido tradicionalmente de apoyo sindical.

“No debemos subestimar lo que tenemos”, dijo el senador panista Javier Lozano. “Es una reforma laboral muy buena, económicamente hablando, que realmente va a estimular la competitividad y la productividad, y modernizar las relaciones laborales”.

No obstante, el proyecto de ley, aprobado por 99 votos contra 28, ha sido criticado por políticos de izquierda, que acusaron al gobierno de pisotear los derechos de los trabajadores mexicanos. Los manifestantes se reunieron frente al Senado y reportajes de televisión mostraron pequeñas escaramuzas en Valencia.

“Lo que estamos haciendo aquí es anular derechos de los trabajadores”, dijo Alejandra Barrales, un senadora del izquierdista partido de la Revolución Democrática (PRD).

El proyecto, que según el gobierno va a crear hasta 400.000 puestos de trabajo al año, contiene una serie de medidas, incluyendo los cambios que harían más fácil para las empresas para contratar y despedir a los trabajadores y reducir los conflictos laborales. Sin embargo, algunas partes del proyecto de ley que pretendían que los sindicatos sean más transparentes se redujeron.

Peña Nieto envió una felicitación por Twitter al congreso sobre la aprobación de la ley, que, según dijo, “mejorar la productividad y la competitividad” de México.

Bajo las nuevas medidas, los contratos de trabajo será más flexible, que consagra los períodos de prueba y contratos de formación inicial en las leyes laborales. Reglamento se harán más estrictas sobre la contratación externa de personal, mientras que el salario mínimo se elevará de una hora a una tarifa diaria.

La reforma refuerza los derechos de las mujeres trabajadoras, incluidas las que prohíbe la discriminación de género y ayudar a las madres a planificar sus horarios de trabajo. Los sindicatos tienen que publicar sus estatutos reguladores de la Web del Ministerio de trabajo, pero muchas de las medidas más duras – incluidas las normas para obligarlos a mostrar cómo manejan cuotas de los miembros – fueron retirados.

Peña Nieto se enfrenta a una batalla cuesta arriba para crear puestos de trabajo una vez que asuma el cargo. La semana pasada, Calderón dijo que 2,1 millones de nuevos puestos de trabajo fueron creados durante su mandato de seis años, pero esa cifra está muy por debajo de su promesa de 1 millón al año.

Entre 2006 y 2011 el número de mexicanos en edad de trabajar creció en un 6,5 millones, según datos de la oficina nacional de estadísticas.

Si el proyecto tiene éxito en la creación de nuevos puestos de trabajo que ayudará a detener el flujo de trabajadores en la economía informal, que algunos estiman que emplea a más del 10% de la población de México y los costos de hasta $ 15 mil millones (£ 9,5 millones) en impuestos perdidos cada año.

“Hay una posibilidad de que más personas serán contratadas, pero no en las condiciones laborales adecuadas”, dijo Javier Oliva, experto en ciencias políticas de la UNAM de México universidad.

La reforma laboral, junto con un esfuerzo por ampliar la base tributaria y permitir una mayor inversión privada en la petrolera estatal Pemex gigante, han sido los tres principales temas de la agenda económica Peña Nieto.

Su elección regresa el PRI al poder después de un hiato de 12 años. El partido centrista gobernó México entre 1929 y 2000, una regla frecuentemente acosado por las acusaciones de fraude electoral, el autoritarismo y la corrupción.

Anuncios
Posted in: Internacional