Exploración de las cuevas sagradas Mayas de México

Posted on noviembre 30, 2012

0


La Península de Yucatán de México está llena de miles de cuevas que una vez albergaron a los hombres prehistóricos y más tarde se convirtió en sagradas para los mayas.

Arqueólogos alemanes y los cineastas están actualmente involucrados en un proyecto para explorar con la tecnología moderna de imágenes y hacer una película en 3-D de este laberinto bajo el agua.
 Hay mayas muertos y los huesos de las personas de la edad de piedra en cuevas inundadas de México. Ahora el laberinto bajo el agua se está explorando con la ayuda de la tecnología moderna de imágenes. Los arqueólogos están desarrollando modelos informáticos de las reliquias, y una película documenta las cuevas en 3-D, por primera vez.

Una persona murió aquí hace cientos de años. Su cuerpo cayó en la cueva inundada y se hundió en el agua. Su carne poco a poco se separo de sus huesos. Hoy en día, se queda mirando hacia fuera de buzos cuencas de los ojos vacías. Su cráneo parece estar empujando a su salida de la tierra, como si estuviera tratando de resucitar de entre los muertos, para levantarse de la arena, agitar el sedimento pesado de sus huesos y escapar de la oscuridad en silencio.
Los otros probablemente querría seguirle, porque él no es el único. Los restos de más de 125 personas se encuentran en el cenote Las Calaveras. Nadie sabe cómo y por qué los cuerpos llegaron allí, si las personas murieron al mismo tiempo o de los organismos acumuladas a lo largo de los siglos.

Los cenotes de la Península de Yucatán en México  son un mundo extraño e inquietante y bello. Se crean cuando los techos de piedra caliza colapsan en cuevas. Algunos de los hoyos se llenan de agua de lluvia, mientras que otros llegan hasta la capa freática y se conectan a los laberintos de cuevas gigantes. En la edad de piedra, muchas de las cuevas, que eran en la época seca, se utilizaron como viviendas y sitios de entierro. Los mayas adoraban a los cenotes más tarde como puertas de entrada al inframundo Xibalbá (“Lugar del Miedo”).

Una exploración sistemática está en curso. Los buzos han hecho planos de cientos de kilómetros, los científicos alemanes están preparando modelos tridimensionales por ordenador de los huesos y cerámica, y las cuevas han sido documentados con una cámara de película en 3-D para la primera vez. El documental resultante, titulado “Las Cuevas de los Muertos”, se estrenará en los cines en el verano de 2013.

El rodaje pone a los participantes a pruebas duras, tanto físico como emocional. Para llegar a los esqueletos en la base de la cenote Las Calaveras, por ejemplo, personas y equipos voluminosos tienen que pasar a través de una abertura de aproximadamente un metro cuadrado.

Director de Norbert Vander no tiene miedo de ensuciarse las manos, subiendo por cubiertas de musgo, piedras resbaladizas por el borde del agujero, dando órdenes, insultos y sudoración. La temperatura en la selva es de alrededor de 30 grados Celsius (86 grados Fahrenheit), y el aire es tan húmedo como en un baño de vapor turco.

“Se puede jugar un violonchelo de los nervios”, dice Vander. La cámara submarina en 3-D, un pecaminosamente caros, one-of-a-kind dispositivo, cuelga en una polea en frente de él. Asistentes lentamente y cuidadosamente baje la cámara 80-kilogramo (176 libras), ya que cuelga sólo unos pocos centímetros precarias desde el borde del agujero. Vander dirige la cuerda a sí mismo, como gotas de sudor de su caída al abismo. Cuando la carcasa de la caja-como finalmente se desliza en el agua y en las manos de los buzos de espera, todo el mundo aplaude.

Trabajo agotador para los buceadores

El equipo de la película arrastró la cámara y cientos de libras de equipo a través de la selva durante tres semanas. Cuatro buceadores de investigación de la norteña ciudad alemana de Kiel manejado el trabajo difícil de filmar bajo el agua. El buceo en cuevas es ya más peligroso y difícil técnicamente que en cualquier otro lugar. Pero con una cámara de 80-kilogramo, un montón de luces y constantes cambios en la profundidad de inmersión, se convierte en un trabajo agotador. Para el jefe del equipo Florian Huber, de la Universidad de Kiel Instituto de Arqueología prehistórica y protohistórica, cada minuto es una buena inversión. “La documentación de estas cuevas es la investigación fundamental”, dice Huber. “Nos permite hacer un balance de las cosas antes de que podamos hacer más preguntas acerca de los objetos individuales”.

Este tipo de balance parece necesario y urgente, sobre todo en las cuevas de México bajo el agua, donde la exploración sistemática a medio camino comenzó sólo unos pocos años atrás. El cenote Las Calaveras, con sus cerca de 125 esqueletos dispersos, es sólo la punta del iceberg. Los científicos están todavía completamente en la oscuridad cuando se trata de lo que queda por descubrir en las numerosas cuevas que no han sido exploradas todavía. “Algunos de 3.000 a 5.000 cenotes son conocidos hoy en día, pero hay un total aproximado de hasta 10.000”, dice Huber. “Sólo una pequeña fracción de los que se ha explorado hasta ahora.”

El hecho de que las cuevas ya han producido espectaculares tesoros, entre ellos algunos de los más antiguos restos humanos hallados en los americanos hasta la fecha, sugiere que los arqueólogos encontrarán más. De hecho, el número de hallazgos crece con casi cada nueva cavidad que ha explorado.

 Las fuentes de riqueza de los últimos milenios

En tiempos prehistóricos, el hombre ya estaba enterrando a los muertos en el mundo subterráneo oscuro. Cuando los niveles del mar aumentaron dramáticamente después de la última glaciación, hace unos 10.000 años, el nivel del agua en las cuevas, que están conectados con el Atlántico, también se levantó. Esqueletos, fogones y herramientas de la Edad de Piedra se convirtió gradualmente sumergida. Más tarde, los mayas, que vivía en la región de alrededor de 3.000 aC hasta el 900 dC, lanzó cerámica y joyería – y la gente – en los cenotes. Sus restos sobrevivieron a la edad tan bien como los de animales extinguidos hace mucho tiempo, como el perezoso gigante y mastodonte.

“Tal vez los cenotes contener la respuesta a las preguntas de cuándo los primeros humanos llegaron a las Américas y cómo el continente se liquidó”, dice Huber. El agua aún conserva las cosas que han desaparecido en poco tiempo en tierra firme. En el sistema Toh Ha cueva, por ejemplo, los científicos tropezó tanto los huesos de 10.000 años de edad de un niño y un hoyo de fuego alrededor de 8.500 años de edad. “Parecía como si hubiera habido un incendio allí justo el día antes de ayer”, dice Huber.

La Exploración de las cuevas es muy engorrosa. Encontrarlos en el medio de la selva es bastante difícil, pero la exploración de ellos es considerado uno de los trabajos más difíciles y peligrosos que un buceador puede asumir. Sólo sus lámparas de evitar que sean dejados en completa oscuridad y muchas veces tienen que pasar a través de aberturas estrechas. Si se agitan demasiado sedimento en el proceso, la visibilidad en el agua de otra manera cristalina de repente puede caer a cero.

‘Pánico, y tú eres tan bueno como muerto’

Algunos cenotes son más de 100 metros (328 pies) de profundidad. Aire comprimido normal ya no es suficiente en estas profundidades. Para evitar la narcosis de nitrógeno y el envenenamiento por oxígeno, los buzos de cuevas utilizar otros productos, incluyendo Trimix, una mezcla de oxígeno, nitrógeno y helio. Si se encuentran con problemas a pesar de las muchas precauciones, ascensos rápidos no son posibles porque los buzos no tienen nada más que rocas por encima de sus cabezas. “A veces nos adentramos más de un kilómetro en una cueva”, dice Uli Kunz, un fotógrafo submarino y biólogo. “Si, en estas circunstancias, se calcula incorrectamente el suministro de aire, se pierden o pánico, eres tan bueno como muerto”.

El equipo de buceo con sede en Kiel, que ha estado trabajando en las cuevas de México desde 2009, comenzó a utilizar la tecnología moderna de imágenes en 2010. Unos 63 metros cuadrados en el cenote Las Calaveras se registraron utilizando fotogrametría y envolvente serie de fotos de las reliquias individuales se transformaron en modelos 3-D en el equipo. “Esta es una poderosa herramienta para la investigación”, dice Guillermo de Anda de la Universidad Autónoma de Yucatán, el principal experto en cenotes mexicanos. Por supuesto, dice, algunos hallazgos todavía tienen que ser recuperados, por ejemplo, cuando los científicos quieren realizar análisis genéticos de los procedimientos químicos de citas. “Pero muchas cosas pueden ser descubiertas con modelos 3-D, sin siquiera tocar o posiblemente destruir el encontrar”, dice.

El método también permite a los arqueólogos para evaluar reliquias sin tener que bucear en cenotes. Asimismo, ofrece beneficios a los pocos expertos en la antigüedad que son también buzos de investigación y de la cueva. “Bajo el agua, por lo general puede pasar sólo unos pocos minutos con los hallazgos”, dice de Anda. “Pero, en la computadora, usted tiene todo el tiempo del mundo”.

Otros métodos de alta tecnología también se adapta a explorar el mundo de las cuevas. Láser escanea tomado del aire, por ejemplo, hacer posible la eliminación de bosques enteros en el equipo. Los científicos han utilizado este método para encontrar overgrown infraestructuras mayas, que a su vez apuntan a cenotes.

Cómo reducir una cámara de cine en 3-D

Hacer el documental previsto es aún más complejo que la preparación de modelos informáticos de las reliquias individuales. Los modelos anteriores de cámaras 3-D película, incluyendo sus viviendas bajo el agua, eran casi tan alto como un hombre y pesaban cientos de libras. Su uso en las cuevas estrechas habría sido impensable. Las compañías especializadas de Hamburgo y Kiel diseñado y creado una carcasa de la cámara que era pequeña y lo suficientemente ligero. “Tomó la mitad de un año para desarrollar y construir la vivienda”, dice Peter Baaten, productor de la película.

Pero la singularidad de la localización de la película es probable que justificar el gasto. Algunos cenotes son tan hermosas que parecen casi románticamente en escena, por ejemplo, cuando gruesas vigas de sol penetran en el orificio de entrada y bañar al mundo subterráneo a la luz brillante. El agua es a menudo tan claro que los buceadores se sienten como si estuvieran flotando en el aire.

Otros cenotes podría duplicarse como conjuntos de películas de terror. En el cenote Angelita, un agujero gigante, circular, hay una capa de 30-metros de agua dulce en la parte superior de la agua salada – como en la mayoría de los cenotes. Entre ambos se encuentra una capa de sulfato ondulante que se parece a una manta de nubes de barro. Las ramas de los árboles gigantes, sumergida hace mucho tiempo, sobresalen en el crepúsculo como dedos muertos. Escenas como esta ayuda a explicar por qué los mayas consideraron que los cenotes eran puertas al infierno.
Una película en 3-D es probablemente la manera más eficaz de experimentar este mundo fascinante en tierra firme. Pero también podría poner en peligro los tesoros culturales de los cenotes, ya que el número de turistas que visitan las cuevas ya está creciendo rápidamente. La gente está constantemente haciéndose con piezas de cerámica, así como huesos humanos y de animales. “Por supuesto, este tipo de película puede aumentar la tentación,” Huber admite. “Pero también puede promover el respeto de este mundo y la voluntad de proteger”.

Eso podría ser crítica para la exploración de las cuevas. Como regla general, no es arqueólogos que hacen hallazgos históricamente significativos. La mayoría se hacen por un pequeño grupo de buzos especializados que explorar las cuevas en su tiempo libre y alimentar a sus resultados en la Encuesta de Quintana Roo Espeleología (QRSS) base de datos. Se han documentado un increíble 1.053 kilometros de cuevas desde 1990.

Fuente Der Spiegel