Militares de Egipto desplegados fuera del palacio presidencial después de las protestas

Posted on diciembre 6, 2012

0


Al menos tres tanques han sido desplegados fuera del palacio presidencial egipcio el jueves en una calle donde los partidarios y opositores del presidente Mohamed Mursi estaban chocando en las primeras horas de la mañana, un testigo de Reuters.

Al menos dos transportes de tropas blindados también fueron vistos en el área fuera del palacio. La violencia que se extendió desde la tarde del miércoles hasta las primeras horas del jueves había disminuido y las calles estaban en calma.

Cinco manifestantes murieron durante la noche del jueves en la peor violencia desde que Mohamed Mursi convirtió en el primer presidente islamista de Egipto en junio.

Los cinco fueron asesinados por disparos de perdigones o como cerca de 350 personas resultaron heridas cuando los aliados y enemigos de Mursi se enfrentaron en torno al palacio presidencial en El Cairo, agencia estatal de noticias MENA.

Empezaron por lanzando bombas incendiarias y piedras el uno al otro el miércoles debido a su enfrentamiento a fuego lento sobre los poderes ampliados del presidente y una nueva constitución se tornaron violentas.

Mursi provocó la ira de la oposición y muchos en el magistrado al asumir poderes excepcionales en virtud de un decreto de 22 de noviembre.

Manifestantes ensangrentados fueron vistos como llevar disparos resonaron e incendiaron los coches rivales y partió petardos cerca del palacio presidencial, donde los opositores de Mursi había instalado tiendas de campaña antes de que sus seguidores les fue.

Los policías antidisturbios fueron enviados finalmente a romper con la violencia, pero aún enfrentamientos tuvieron lugar en las calles laterales cerca del palacio en el exclusivo barrio de Heliopolis en el Cairo.

En las primeras horas del jueves disparos sonaron de forma intermitente y continua violencia esporádica, un corresponsal de la AFP.

Muchos de la oposición a la izquierda y unos pocos cientos de manifestantes permanecieron fuera del palacio.

La violencia se extendió más allá de la capital, los manifestantes incendiando las oficinas de la Hermandad Musulmana de gran alcance en la ciudad portuaria mediterránea de Ismailiya y Suez, según testigos.

“Es una guerra civil que se quemará a todos nosotros”, dijo Ahmed Fahmy, de 27 años, ya que los enfrentamientos rugía detrás de él.

“Ellos (los islamistas) nos atacaron, rompieron nuestras tiendas, y me golpearon”, dijo Eman Ahmed, de 47 años. “Nos acusaron de traidores”.

Los activistas, entre los manifestantes islamistas acosaron equipos de televisión de noticias, tratando de evitar que trabajen, los reporteros, dijo AFP.

Wael Ali, simpatizante de 40 años de edad, Mursi con una larga barba, dijo: “Yo estoy aquí para defender la democracia. El presidente es elegido por las urnas “.

En el centro de la disputa está un decreto por Mursi en el que se dio amplios poderes, y la adopción apresurada posterior de un proyecto de constitución en un proceso boicoteado por los liberales y cristianos.

Pero a pesar de las protestas impulsadas por el decreto hace dos semanas, Vice Presidente Mahmud Mekki, dijo un referéndum sobre el estatuto “seguirá adelante en el tiempo” como estaba previsto el 15 de diciembre.

La oposición se les permitiría poner objeciones que tienen a los artículos del proyecto de constitución por escrito, que será discutido por el parlamento aún no se ha elegido.